Carritos Món Orxata

Recuperando una tradición extinta del siglo XVI desaparecida con la llegada de la industrialización en 1960, la de la venta ambulante de horchata natural, los carritos Món Orxata se han convertido en un emblema de las calles de Valencia.

Las primeras horchaterías abrieron a finales del s XIX y a mediados del s. XX. Los carritos, la forma más antigua de vender horchata, comenzó entonces a verse como algo para pobres y labradores.

En 2020, Món Orxata (Mundo Horchata) sigue siendo la única empresa que mantiene vivo este oficio ancestral. 70 familias vivimos dignamente de nuestra labor en el campo y en las calles gracias a los carritos de horchata.

Nuestros carritos enfrían la horchata como hace 100 años, con hielo a través de un sistema de enfriamiento autónomo patentado con la UPV (Universidad Politécnica de Valencia), por lo que no necesitamos consumir energía ni emitir gases, contaminación o ruido para enfriar nuestra horchata natural.

Además, los carritos de horchata son autónomos energéticamente gracias a placas solares instaladas en sus techos.

En definitiva, son carritos 100% sostenibles y ecológicos….¡y no solo por la maravillosa horchata natural ecológica que sus amables horchateras venden!

Mención especial merecen nuestras horchateras, un grupo de unas 40 mujeres que son nuestra cara visible en las calles de Valencia y el alma de «Món Orxata».

Mujeres que con tesón, buen humor y mejor trabajo, están recuperando en los carritos ese trato tan humano y cercano de los mercados populares de toda la vida que se está perdiendo con la invasión de las grandes superficies y algunas depredadoras cadenas de supermercados.